KORKULA en CROACIA, LA JOYA MEDIEVAL

Su construcción data del siglo XIV. Por ella han pasado aldeanos, guerreros, caballeros medievales, princesas, turistas y bañistas: todos han tenido cabida en este lugar mágico, una isla pequeña situada en el condado de Dubrovnik en la preciosa Croacia.

Tiene menos de 300 kilómetros de extensión y está cerca de todo: a 50 kilómetros de Split y 250 millas náuticas de Corfú y de Venecia. Si te gusta el Mediterráneo: este es tu lugar.

Cuando vayas a la isla y preguntes a los lugareños por "el este y el oeste", nadie te entenderá: para ellos todo tiene que ver con el movimiento del sol y de las estrellas por el firmamento. Será más fácil que te expliquen por el "levante": por donde sale el so, y por el "poniente", donde se esconde al finalizar el día. Porque a estos croatas les apasiona la naturaleza: tienen montañas, campos y algunos bosque de pinos, y están acostumbrados a ver nevar cada 3 a 5 años, y a sentir los distintos vientos, a veces secos, a veces calientes o húmedos, que los bañan según la temporada estacional.

Aunque estén aislados del mundo: al que se conectan con ferrys y catamaranes, ¡no son analfabetas!, ¡que va!. Muchos hablan varias lenguas. Y se dedican a constuir barcos,¡no podía ser de otra manera!, pero también a cultivar la vid y muy buen aceite de oliva. Sin olvidarnos de sus famosos melocotones. ¡Imagina la deliciosa comida mediterránea que puedes degustar en la isla!.

La ciudad vieja está fortificada y sus calles son peatonales. Están construidas inteligentemente, en la forma del esqueleto de un pez, que les ayuda a protegerse de los vientos.

Tal vez sus espectáculos callejeros más gustados, tienen que ver con la lucha entre moros y cristianos, entre ejércitos del rey negro y el rey blanco, tratando de liberar a la princesa. Son muy entretenidos y vistosos. Los acompañan con sonidos de gaitas y acaban en una gran algarabía general, que da pie a la comida abundante, la buena bebida y los bailes interminables. ¡Para no perdérselo!

Han vivido bajo el imperio de Venecia, pero también bajo la éjida de los franceses, de los austriacos, de los británicos y de los yugoeslavos.

Si estás necesitand un nuevo amigo en Korkula con quien recorrer los lugares que sólo ellos disfrutan, no dejes de afirmar que el gran Marco Polo nació en ese lugar. La verdad es que no hay prueba alguna de ello, pero les fascina que así lo crea el mundo.

Es un lugar fantástico, con muchas historias y buenas leyendas que te permitirán pasar unos días conociendo y disfrutando todo lo que este lugar puede ofrecerte.

La próxima vez que visites el Mediterráno, haz una parada en Korkula: ¡vale mucho la pena!



2 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo